martes, 22 de mayo de 2018

Esta cirujana baila y canta mientras opera es acusada de daños graves a pacientes



Icilma Cornelius estaba a punto de casarse y quería que el vestido de novia le quedara perfecto. Por eso, en 2016 decidió acudir a una cirujana plástica para que le realizara una liposucción y una reconstrucción abdominal. Sin embargo, algo salió mal y, tras haber estado en la mesa de operaciones durante ocho horas, su corazón se detuvo. Aunque sobrevivió, quedó con un "daño cerebral permanente". "Quería lucir perfecta para la boda", contó su hija, Ojay Liburd, de 26 años, quien, como otras pacientes y familiares, acusa de mala praxis a Windell Boutte, una médica que se filmaba bailando y cantando durante sus intervenciones quirúrgicas.
A continuación Siguiente
No te pierdas Anterior

Deja tu comentario