lunes, 6 de noviembre de 2017

El emotivo momento en el que una niña ve por primera vez a su madre



Nicolly Pereira de Santa Catarina, Brasil, fue diagnosticada con glaucoma pediátrico al nacer, esto significaba que ella estaba ciega debido a la acumlación de líquido en sus ojos. Sus oídos también estaban bloqueados con el líquido, por lo que tampoco podía oír claramente. Se comunicaba con su madre por medio del tacto: caricias, abrazos eran su medio de comunicación. Los médicos en Brasil la operaron en varias ocasiones, sin tener éxito alguno al restaurar su vista o audición.

0 comentarios: