lunes, 20 de febrero de 2017

Confiscan el cadáver en un entierro para cobrar una deuda



La grabación muestra un hecho insólito: en medio de un entierro, dos hombres abren un ataúd y se llevan el cadáver que allí descansaba. Los hombres resultaron ser empleados de la morgue y lo hicieron porque la familia no había pagado por sus servicios mortuorios. Al final, ambas partes llegaron a un acuerdo para saldar la deuda (de 9,1 dólares) y se pudo finalmente dar sepultura al difunto sin más contratiempos inesperados.