martes, 6 de septiembre de 2016

Una niña nació con una extraña condición, los médicos nunca habían visto algo así



Cassidy Hooper nació sin nariz ni ojos pero eso nunca ha disminuido su espíritu de lucha y sacrificio en la vida. Ella va a una escuela para niños ciegos lejos de su casa y debe pasar toda la semana allá. A pesar de esto, sus ganas de aprender y estudiar le motivan y por eso asiste todos los días con una sonrisa en el rostro. No teme cantar un solo en el coro de su escuela y ya está practicando el curling como deporte.

Compartir