Por este motivo no se debe poner nunca azúcar glas en una torta de cumpleaños



Una milésima de segundo después del soplido, la cara de George estaba envuelta en una bola de fuego. Esta solo duró un momento, pero lo suficiente para dejar a todos los presentes sin habla, especialmente al homenajeado. Resulta que la madre había recubierto toda la superficie de la tarta con azúcar glas, así que, cuando el muchacho sopló, creó una nube de azúcar que se incendió por acción de las llamas de las velas de la tarta.

Deja tu comentario

 
Síguenos en : Facebook | Twitter | Google+
Copyright © 2016. Eiveo - All Rights Reserved
Eiveo : Contáctanos | Privacidad | Condiciones | RSS
Proudly powered by Blogger