Si todos fuesemos tan amables como esta niña, el mundo sería mejor



La forma inocente y sin prejuicios en la que los más pequeños dan lo mejor de sí mismos debería hacernos reflexionar sobre cómo nos vamos “avinagrando” al hacernos mayores. Y es que, si todos nos pareciésemos un poco más como esta niña y fuesemos capaces de mostrar a nuestros semejantes nuestra mejor cara, el mundo sería -definitivamente- un lugar mucho mejor.

Deja tu comentario

 
Síguenos en : Facebook | Twitter | Google+
Copyright © 2016. Eiveo - All Rights Reserved
Eiveo : Contáctanos | Privacidad | Condiciones | RSS
Proudly powered by Blogger